jueves, 20 de febrero de 2014

¿Es necesaria una escuela nueva?

Esta es una pregunta que nos hacemos continuamente, ¿es necesaria una escuela nueva? ¿que debemos hacer para cambiarla?

En primer lugar para iniciarnos e intentar responder a éstas preguntas quiero hablaros de Francesco Tonucci, tambien conocido como "Frato".

En un pensador, psicopedagogo y dibujante Italiano que tiene una idea clara de lo que debería ser y no es la escuela de hoy día, sus principales ideas nos hace reflexionar si de verdad estamos haciendo lo correcto con nuestras escuelas, si estamos educando en base a lo que demandan los niños, hoy por hoy pienso que no, no estamos haciendo lo correcto porque los niños no son felices yendo a la escuela, no van con entusiasmo para aprender cosas nuevas por ello creo que debemos de apoyar la idea que Tonucci tiene de la escuela ideal, y que yo también apoyo; algunas de sus ideas principales son:

Opina que hay que resaltar el papel del maestro y considerarlo una pieza esencial en la educación de los niños, ya que algunos niños pasan más tiempo con los maestros que con sus propios padres a lo largo del día, deberíamos potenciar más la relación entre la familia y la escuela, la escuela tiene que ayudar a la familia en aspectos en los que la familia no sepa cómo actuar. También considera necesario un cambio de modelo: del educativo actual a otro que tenga en cuenta las competencias del niño, hay que escucharlo y conseguir que compartan sus conocimientos con los demás compañeros, hay que prepararlo para la vida en sociedad.
Dice que la escuela tiene que estar ajustada a sus necesidades, en la cual se haga más en menos tiempo. No puede ser que tras seis horas de clase los niños lleguen a casa y a continuación se pongan a hacer los deberes, ¿Que se hace entonces tanto tiempo en la escuela?. Los niños tienen que hacer cosas en casa, pero cosas que sepan hacer ellos solos. 
Piensa que la escuela debe ser un lugar bello, donde se pueda respirar cultura, haya música, arte, sea agradable y cómoda, debe parecerse a el hogar, al dulce hogar que respiran cuando llegan a casa. Debe preocuparse por ofrecer a todo el mundo aquellas bases, aquellas motivaciones, aquellos modelos culturales imprescindibles para construir sus propios conocimiento, habilidades y competencias.
También propone que no haya divisiones por edades, que todas las edades estén juntas ya que dos niños de 8 años no tienen porque tener la misma madurez y quizás uno de 8 y otro de 10 quizás se asemejen más, pero esto es algo que está muy lejos de la realidad y que quizás tengamos que luchar por una no división de edades.
Y sobre todo y no por ser lo último es menos importante, una escuela para todos.

"La escuela tiene que reconocer las competencias de los niños, ya que las desarrollan desde el momento mismo en que nacen. La educación debe fomentar esos conocimientos, incentivar la curiosidad e inquietudes para ayudar al niño a crecer sin perder su esencia que lo hace tan particular y que es su habilidad para jugar y no cansarse"

Todos somos mejores en algo, y somos nosotros, futuros maestros los que debamos de potenciar esa capacidad del niño.


Wikipedia

Resultados de la búsqueda